Back
Domes-page_hero
Back
home_hero
Back
home_hero
EcoCamp-Patagonia

Desde su creación en 1959, el parque nacional Torres del Paine nunca dejó de maravillar a viajeros de todo el mundo, con un incremento anual en visitantes (casi 300.000 personas visitan el parque cada año desde 2017). Esta área salvaje de 227.298 hectáreas – una Reserva de la Biosfera UNESCO – es parte de la red de áreas protegidas de Chile, y los esfuerzos de conservación en el parque ayudan a proteger especias nativas como el Huemul (en peligro de extinción) y pumas.

Pero la popularidad creciente de la “joya de la corona” de la Patagonia tiene sus desventajas. El comportamiento irresponsable de algunos turistas causó incendios gigantes que destruyeron una gran parte de los bosques nativos. Lamentablemente, estos bosques australes son conocidos por su crecimiento lento y los arboles Nothofagus quemados en los incendios se van a quedar en este estado por aproximadamente un siglo antes de ver la llegada de un nuevo bosque. Estos paisajes de devastación todavía se pueden ver hoy día en los alrededores del refugio Grey y del lago Grey.

EN 2005, un turista checo derrumbó accidentalmente una estufa a gas. El resultado: unas 15,000 hectáreas de naturaleza quemados (EcoCamp Patagonia fue directamente amenazado por los fuegos que por suerte pararon a unos pocos cientos de metros del hotel). En 2011, unas 17,000 hectáreas del parque fueron afectados por un incendio causado por un turista de Israel que quemó papel higiénico en el bosque a orilla del Lago Grey. Miles de animales murieron durante estos eventos trágicos y todos los turistas fueron evacuados del parque.

french Valley New Trail (3 of 1)

El impacto de estas tragedias habría sido mucho peor sin el sacrifico de cientos de bomberos y guardaparques que lucharon durante semanas contra los incendios. Nosotros en EcoCamp tuvimos el honor de entrevistar Luis Miguel Gonzalez, un bombero chileno que luchó contra ambos incendios de 2005 y 2011.

Esta es su historia.

El incendio de 2005

He estado trabajado durante aproximadamente 18 años específicamente en incendios forestales. Estuve trabajando durante años con CONAF (Corporación Nacional Forestal de Chile) comencé como brigadista desde 1998. Posteriormente fui jefe de brigada; mi primer jefe de brigada fue Eduardo Fuentes, quien me enseñó mucho sobre incendios forestales. Sin embargo, me gustaría nombrar también a algunas de las personas que compartieron su experiencia conmigo; Hugo Bahamonde, mi primer jefe del Departamento de incendios. Rene Cifuentes, jefe departamento incendios. Mis compañeros de trabajo Carlos Aravena, Carlos Bahamonde, Eduardo Fuentes, Michael Arcos, Francisco Gascogne, Miguel zamorano, Mariela Carrillo, Beatriz Ulloa, Devora Sanchez, Karina Centurión, Valeria bravo, Daniela tapia Jesica Vasquez, Rene muñoz, Rodrigo Fernández, Guillermo Santana, Katherine Bahamonde, Victor Agüero bilibaldo levil, cristian Arriagada, Javier Oyarzun, Jose Hernandez Eliecer carcamo, Jorge barria y muchos otros en la Región de Magallanes y los trabajadores de CONAF en la Región Metropolitana de Chile.

A lo largo de los años trabajé en muchos incendios forestales en la región de Magallanes, el más recordado fue el incendio de 2005 que comenzó el 17 de febrero en Laguna Azul en el Parque Nacional Torres del Paine.

El fuego se expandió muy rápidamente durante días.

Llegamos con mi brigada 1201 de Punta Arenas durante la primera noche, e inmediatamente entendimos la magnitud de la tragedia. Recuerdo haber visto a los guanacos en llamas, algo difícil de procesar. Fue una pérdida terrible para la fauna y flora local, en un lugar tan hermoso. Sentí una gran sensación de impotencia. Todos los días recibimos apoyo de otras regiones y países, luchando sin parar con pocas horas para dormir. Fue difícil incluso encontrar tiempo para comer, ya que tuvimos que luchar contra el calor y los fuertes vientos. Recuerdo la noche en que los hoteles fueron evacuados cuando el fuego se acercaba a la Estancia (donde se encuentra EcoCamp). Filas de automóviles salían del área a través de Laguna Amarga. Esa noche el fuego parecía una tremenda bola de fuego que iluminaba la noche. Al día siguiente, el fuego cruzó el puente negro, a la entrada del parque. Con la ayuda de la brigada argentina, intentamos detenerlo pero no pudimos ver nada debido al humo. La bomba de agua estaba trabajando a tiempo completo en el río, por lo que no podíamos dejar de pelear ni por un segundo.

FB_IMG_155113741468337330941_174664996740725_1597663585696219136_n

Durante aproximadamente 24 horas, nuestro objetivo fue proteger la entrada del Parque Nacional, Laguna Amarga.

El fuego entró en una quebrada cerca de las casas. Allí el viento golpeaba muy fuerte y controlar el fuego era casi imposible. De repente, escuchamos una explosión. Pudimos ver partes de un refugio de montaña volando en el aire: una botella de gas explotó, destruyendo el pequeño refugio que estaba allí. Todo estaba cubierto de humo y estaba totalmente ciego. Mientras huía del fuego, tropecé con una roca. Gracias a mi herramienta de trabajo, pude levantarme y escapar hacia la carretera principal. Me dolía la rodilla. Afortunadamente había una ambulancia y tuve la suerte de recibir una inyección tanto para el dolor como para la inflamación. Inmediatamente seguí trabajando, pero nos llevó muchos largos días controlar el fuego en el área. En marzo, la lluvia finalmente comenzó a caer, lo que nos ayudó mucho en esta difícil tarea. Controlar todos los puntos calientes del incendio nos llevó mucho tiempo para asegurarnos de que el incendio había terminado. 15.000 hectáreas acababan de quemarse. Podía sentir una mezcla de tristeza y felicidad.

IMG_20190115_005828

20200130_223650

El incendio de 2011

27 de diciembre de 2011. Ese día estaba con mi brigada de Puerto Natales cuando nuestro jefe Víctor Agüero nos dijo que teníamos que ir a Torres del Paine porque había un incendio. Todo estaba lleno y estábamos listos para partir, ya que las condiciones climáticas ese verano fueron particularmente extremas, con fuertes vientos y temperaturas cálidas que fueron un terreno fértil para los incendios forestales.

Cuando el sol se ponía, llegamos al lago Grey, que parecía el mar con sus enormes olas. Tuvimos que esperar hasta que el catamarán que se usaba con fines turísticos todos los días estuviera listo para partir. Navegamos por el lago y llegamos al otro lado del lago. Allí desembarcamos con la ayuda de un bote más pequeño. Debido a la violencia del agua, terminamos mojados y tuvimos que cambiarnos de ropa. Allí nos enfrentamos al fuego.

Como el viento soplaba fuerte, entendimos que el fuego era extremadamente peligroso.

Las llamas crecían rápidamente, haciendo que el fuego fuera aún más hostil.

FB_IMG_1585789959654

A través de la radio, podíamos escuchar qué tan rápido crecía el fuego en otras áreas del parque. 6 años después del último incendio, me enfrentaba a otra tragedia. Algunos compañeros de trabajo me explicaron que las noticias sobre el incendio se habían globalizado, y me estaba dando cuenta de lo difícil que estaba a punto de esta nueva tragedia, una vez más, los animales y la flora de la zona. No podía entender cómo otro turista había comenzado eso, esta vez tirando papel higiénico, una tontería total.

En mi brigada, había hombres y mujeres trabajando juntos , con pocas horas de sueño y comida. Todo estaba seco y el viento no paraba. Instalamos algunas líneas de cortafuegos para combatir un lado del fuego. Pasamos la víspera de año nuevo dentro de una tragedia, que en realidad no era nueva para mí; pero fue algo impactante para todos y la mayoría de mis compañeros de trabajo nunca antes habían visto un incendio forestal como este.

Un minuto de silencio fue nuestra forma de "celebrar". Como líder de la brigada, hice un discurso como apoyo para todos. Vivíamos un momento crítico, quizás el más importante en nuestra carrera, y nuestro objetivo era erradicar el fuego mientras nos cuidamos y respetamos las normas de seguridad. Fue una tarea difícil teniendo en cuenta la magnitud del incendio y el hecho de que ya habíamos estado luchando durante unos días.

Todos los días antes de comenzar, había una charla de seguridad para organizar el trabajo del día. Después de unos días difíciles, decidimos organizar turnos para poder descansar durante 3 días y seguir trabajando. Ese día de enero, me uní a la brigada de mi compañero de trabajo Eliecer Cárcamo cj. Éramos un grupo de 8 brigadistas. Regresamos al lugar del incendio, con una temperatura de 23 ° C / 73 ° F y fuertes ráfagas de viento. El fuego estaba en un flanco y estaba a punto de llegar a un cañón que conducía a una estación de guardaparques. Inmediatamente llamé a un helicóptero que descargo el agua en un árbol en llamas, lo que nos ayudó mucho. Desafortunadamente, el helicóptero tuvo que partir, con una velocidad media del viento de 40 km / h / 25mi / h. Los 8 de nosotros podríamos evitar que el fuego crezca. De hecho, salvamos una gran parte del área que estaba cubierta de bosques nativos. Ese día estábamos cansados ​​y hambrientos pero orgullosos de ese logro. Por la tarde llegaron más brigadas de bomberos para proteger otros sectores. Controlamos el incendio en el área, sin embargo, el incendio se había abierto paso a través de otras áreas del parque e incluso cruzó el lago Pehoe hacia Laguna Verde, muy lejos del lago Grey.

411143_323934144294898_1221369516_o

Estas fueron largas semanas de arduo trabajo y controlar el fuego fue increíblemente difícil.

Me recordó lo frágil que es la naturaleza, con la destrucción de 17.666 hectáreas. El resto de la temporada salvaguardamos el parque.

Y ahora?

Es difícil para mí contar la historia de lo que sucedió durante un siniestro de esa magnitud, pero lo que puedo contar es la importancia de proteger la hermosa fauna y flora que nos rodea. Los humanos deben estar comprometidos con ello, al tiempo que deben ser conscientes de cuánto daño podemos provocar a través de nuestro comportamiento irresponsable.

En lo que a mí respecta, sé que fue una gran experiencia de vida. Estoy agradecido de que nadie resultó herido y siempre trabajamos con los más altos estándares de seguridad. Esta experiencia profesional fue algo que nunca olvidaré, con la noble tarea de proteger la naturaleza en la "octava maravilla del mundo".

Para que nunca vuelva a suceder, cuidemos nuestros parques nacionales.

S6304725-600x450

Luis Miguel Gonzalez (centro) y sus compañeros de INCENDIOS en Torres del Paine

---

Luis Miguel Gonzalez todavía trabaja como bombero, ansioso por seguir estudiando incendios forestales. Actualmente trabaja en la Brigada de incendios en Santiago (Parque Metropolitano) y es miembro De la WILDFIRE FUNCTIONAL TRAINING.(Entrenamiento funcional de incendios forestales)  Le gusta decir que a pesar de los riesgos psicológicos y físicos de su trabajo, "la protección de la naturaleza es el mejor trabajo del mundo".

 

- Artículos relacionados -

Porque Ahora es el Mejor Momento Para Viajar a Torres del Paine

En Chile, nuestras vidas cambiaron en marzo 2020 cuando se cerraron las fronteras y se nos pidió quedarnos en casa. Nadie podría haber previsto una...
Leer más

Rastreando al Puma: Entrevista al fotógrafo James Kao

Todos saben que está aquí, en algún lugar, Everyone knows he’s here, somewhere, merodeando por las montañas patagónicas, pero sólo los más...
Leer más
CTA_strip_bg
Guia de Viaje

¡Hola Este!

Guía de Viaje: Clima, excursiones y recomendaciones de cuando viajar a Patagonia.

Descargar Guía